Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Celebración del Sacramento de la Confirmación

Ayer sábado 23 de noviembre por la tarde, en la víspera de la solemnidad de Cristo Rey pero celebrando ya la liturgia propia de la fiesta, a punto de clausurarse el Año de la Fe, tal y como hemos venido informando, un grupo de diecinueve cofrades, que se habían venido preparando con la catequesis en nuestra Cofradía, recibió el sacramento de la Confirmación.

En total fueron unas trescientas cincuenta personas de diferentes hermandades malagueñas las que recibieron el don del Espíritu Santo en la celebración presidida por el Obispo de la Diócesis y desarrollada en la Catedral. Además, comprobamos con satisfacción como otros hermanos y hermanas de nuestra Hermandad, miembros también de otras cofradías, se confirmaban, habiéndose preparado en otros grupos. También a ellos los felicitamos con todo nuestro cariño.

Para la Cofradía del Amor y la Caridad fue un auténtico día de fiesta. Fueron muchos los cofrades del Amor y la Caridad que participaron de una u otra forma en la celebración ya que, además de los confirmandos y sus padrinos, un buen número se incorporó al coro junto con jóvenes de nuestra Parroquia de la Victoria y otros asistieron al acto uniéndose en la oración y participando en la Eucaristía.

Los protagonistas de esta fiesta: los confirmandos. Vaya para ellos nuestra felicitación. Les felicitamos, en primer lugar por el paso dado: la voluntad de acercase al sacramento conllevaba la responsabilidad de la preparación y en esto han sido constantes. Catequistas y confirmandos han logrado formar un grupo diverso en edad pero muy integrado en cuanto a intereses, participación y disposición, que ha compartido en las tardes de cada domingo unos ratos bastante profundos y provechosos a la luz de la Palabra.

Les felicitamos también -y sobre todo- porque han completado su iniciación cristiana. Y, especialmente, nos alegramos con los recién confirmados porque Dios, que ha salido a su encuentro, se ha fundido con ellos y ellas en un abrazo fuerte, lleno de Amor y de ternura y les ha dejado la fuerza de su Espíritu para que no caminen solos por el camino de la vida, para que afronten el compromiso cristiano de hacer presente a Cristo en este mundo. Como decía ayer el Obispo: ahora empieza lo bueno.

Pedimos a Nuestros Titulares que ayuden a estos hermanos y hermanas para que sigan en la senda del compromiso, poniéndose al servicio de los demás, especialmente de quienes más nos necesitan; que continúen con su formación, que nunca se agota; y que perseveren en la oración y en la celebración de los sacramentos, donde alimentamos nuestra fe mediante el encuentro con Jesús.

Todo ello se puede hacer en la Cofradía, pero el ámbito de la Parroquia y un grupo de referencia son medios naturales para este desarrollo. Que esta efusión del Espíritu Santo os dé fuerza para ser testigos del Amor de Cristo y de la Caridad de María, Nuestra Buena Madre.

Lo mejor de todo: las caras de ilusión, la alegría y la satisfacción de todos -confirmandos, padrinos y catequistas, Hermana Mayor y Junta de Gobierno, familiares y amigos-, los comentarios de los confirmados, su gratitud a Dios por el don de la fe, por la presencia del Espíritu Santo en sus vidas y por la oportunidad que se les ha brindado de participar en este sacramento.

IMG-20131123-WA0026

En la foto que ilustra esta noticia, los ya confirmados junto con los padrinos, sus catequistas y la Hermana Mayor.