Noticias

Felicitación Navidad 2022

“Tened los mismos sentimientos del Mesías Jesús; el cual, a pesar de Su condición divina, no hizo alarde de ser igual a Dios, sino que se vació de sí y tomó la condición de esclavo, pasando como uno de tantos.” (2 Filipenses, 5-7).

Dios nos amó tanto que quiso ser uno de nosotros, entre nosotros. No quiso hacerlo de cualquier manera: cuidó mucho cada detalle de su llegada. ¿Será que quiere decirnos algo? Escogió, para crecer, el hogar de una familia humilde, de padre y madre jóvenes; más pobres que ricos, habitantes de un pueblo pequeño e irrelevante. Para nacer, eligió el último lugar del último pueblo. Llegó a nuestro mundo como tantos llegan hoy: en el margen de los márgenes. En sus primeros días de vida, su familia se vio obligada a migrar, a desplazarse hasta Egipto. A lo mejor tuvieron que pasar por el desierto. Es muy difícil cruzar el desierto solo, para sobrevivir hay que hacerlo en caravana.

Hoy muchos tantos viven exactamente lo mismo que Jesús, María y José: familias y personas de los márgenes que tienen que huir porque sus vidas están amenazadas. Algunas de ellas llegan a nuestro país, a nuestra ciudad. El misterio de la Navidad nos recuerda una intención clara de nuestro Dios: hacerse uno de tantos entre tantos que sufren. ¡Hay esperanza para ellos y ellas! No da igual su venida. Las cosas SÍ cambian en las vidas de la gente: Dios se hace uno entre estas personas para llenar su realidad de luz para siempre. El hogar que elige Dios en el mundo es el último de todos, el más bajo, el más pequeño. Hacia allí nos invita a salir para encontrarnos con Él.

Luz Luque Oliva
Málaga, diciembre de 2022

 

Compartir